Vegetación de la Sierra del Castillo de Monfragüe

Solana

El primer tramo del recorrido se llama Solana. Esto se debe a que la vertiente de la Sierra de las Corchuelas, donde está ubicado el Castillo de Monfragüe, está orientada en dirección Sud-Sudoeste. Debido a esto, esta vertiente recibe una gran irradiación solar, lo que provocará un clima más seco y cálido, que favorecerá la presencia de plantas más xerófilas (adaptadas a la sequía). En las partes bajas de la vertiente, donde nosotros empezamos, encontraremos una alarmante falta de árboles. Esto no es una situación dramática ya que simplemente debemos pensar que se trata del estado de sucesión normal de este hábitat. Este primer hábitat en concreto es una dehesa, caracterizada por una cierta influencia antrópica (ganadería, caminos, cultivos, paredes, infraestructura de abastecimiento eléctrico…).

En la serie vegetativa más basal domina  el matorral  cantueso o tomillo borriquero Lavandula stoechas subsp sampaiana, florece en primavera y principios de verano, a partir del mes de marzo. Esta subespecie está ampliamente repartida por el oeste de la Península Ibérica.

Lavandula stoechas subsp sampaiana

Otras especies de arbustos acompañan a Lavandula stoechas subs sampaiana son el escobón (Cytisus striatus), la aulaga (Genista hirsuta) y la jara pringosa (Cistus ladanifer), respecto al estrato herbáceo cabe destacar la presencia de gamón común (Asphodelus aestivus).

Aulaga (Genista hirsuta)
Matorral de Cistus ladanifer
Asphodelus aestivus

En cuanto al estrato arbóreo, está muy poco representado pero podemos encontrar árboles dispersos de encina (Quercus ilex rotundifolia) el alcornoque (Querus suber) y alguna plántula de acebuche (Olea europaea var sylvestris), aunque no encontremos arboles maduros en la zona más basal, pero a medida que subamos en altitud esta especie aumentará su representación, llegando a ser el árbol más abundante que forma bosques.

Encina (Quercus ilex rotundifolia)
Alcornoque (Quercus suber)

Estas mismas especies, se van sustituyendo en la dominancia de la comunidad a medida que ascendemos por la sierra, tras la dominancia de Lavandula stoechas, llega a dominar Genista hirsuta aumentando la altura del tapiz arbustivo unos 10-20 cm. Después, Cistusla danifer empieza a controlar la comunidad y, considerando que ya tiene un porte bastante elevado (1.5 metros), puede llegar a dificultar la visión.

Al llegar a una cierta altura podemos observar que empieza a desarrollarse  el estrato arbóreo, formado por  encinas en su mayoría, acompañadas por un notable número de acebuches. Dentro del bosque mediterráneo, el clima cambia. La sombra proyectada por los árboles, ofrecen una protección a la fuerte irradiación del sol. Como consecuencia, las plantas xerófilas-heliófilas pierden su ventaja respecto a las demás y muchas especies que hasta ahora veíamos desaparecen o se hacen mucho menos comunes, entre ellas, Lavandula stoechas subsp sampoiana y  Genista hirsuta. Aparece en cambio otro tipo de flora, más adaptada a ambientes menos soleados. En el estrato arbustivo aparecen el torrisco (Daphne gnidium), y el espino albar (Crataegus monogyna).En el estrato herbáceo encontramos ejemplares de cebolla albarrana (Urginea marítima), ombligo de Venus (Umbilicus rupestri), Candilillos del diablo (Arisarum vulgare) y Mercurial (Mercurialis annua)

Torrisco (Daphne gnidium)

Cebolla albarrana (Urginea maritima)
Espino albar (Crataegus monogyna)

Además como consecuencia de la disminución de la radiación, las temperaturas y el aumento de la humedad derivados del bosque aparecen varias especies de briófitos (musgos) que empiezan a cubrir las rocas. También aparece algún helecho como Cheilanthes pteridioides debido a la condensación de la humedad en las partes inferiores de las rocas.

Cheilanthes pteridioides
Musgos en la parte de solana

A medida que ascendemos nos encontramos con otra comunidad característica: El retamar.

Estas comunidades son zonas dominadas por la retama amarilla (Retama sphaerocarpa), un arbusto capaz de formar asociaciones importantes con otras especies como Olea europaea var. sylvestris. Se puede encontrar en zonas con un pendiente bastante pronunciado y es un estadio de la sucesión intermedio entre el matorral, que crece y se sustituye por esta comunidad, la siguiente comunidad que vendría en la sucesión es el bosque, como hemos visto antes y después.

Retamar, comunidad compuesta por Retama sphaerocarpa

En la zona de la retama se encuentran zonas donde se concentran substratos nitrófilos, debido a los aportes de fauna como los buitres mediante los excrementos. Por eso, bajo los riscos donde edifican sus nidos, podemos encontrar flora típicamente nitrófila, cabe destacar de ésta líquenes verdes característicos.

Pared rocosa con líquenes de color verdoso característicos de una zona nitrófila 

A medida que aumentamos de altitud vuelven a aparecer los bosques, esta vez dominados por los acebuches (Olea europaea var sylvestris), y los Quercus son relegados a una representación más escasa o inexistentes en algunas zonas. Igual que hemos visto antes la vegetación del suelo del bosque cambia como consecuencia de la aparición del estrato arbustivo.

Bosque dominado por acebuche (Olea europaea var sylvestris)

Si seguimos por la senda enseguida encontraremos el castillo y habremos acabado la primera parte de la ruta.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: